La importancia de reactivar al sector pesquero panameño

De 09/10/2016 hasta 10/10/2016

El sector pesquero y acuicultura local por varios años ha estado prácticamente desatendido, afrontando diversos factores internos y externos: ambientales, comerciales, legislaciones imprecisas, entre otros,  que han debilitado gradualmente su capacidad  de aportar a la economía y la generación de  empleos al país; no obstante, aún mantiene un peso significativo en la exportaciones panameñas y  representa una importante fuente de alimentos para la población.

Durante los primeros seis meses del años 2016, el valor de las exportaciones de pescado fresco, según cifras de la Contraloría General de la República de Panamá, fue de  34 millones 533 mil dólares, mostrando un disminución  de 16.3% en comparación con el mismo periodo de 2015 cuando fue de 41 millones 245 mil dólares, representando también una afectación para el sector industrial y las exportaciones, que van cada año en declive.

La pesca y la acuacultura,  de acuerdo a la FAO, representan un medio de vida para un importante porcentaje de la población y un sector estratégico para generar recursos económicos y para alcanzar las metas globales de desarrollo sostenible.

Para que Panamá retenga el significado de su nombre “abundancia de peces” urge definir una Ley Industrial que defina claros mecanismos  de inversión en capacidad  de producción con tecnología de punta, pero que resulte de un dialogo público - privado, que reactive la actividad pesquera atendiendo las prioridades y necesidades del sector, en armonía con el aprovechamiento sostenible del recurso y la preservación de la biodiversidad marina.

La gestión de la pesca tiene que haber mejoras sustanciales, entre ellas, los mecanismos de articulación entre las instituciones relacionadas al sector y fortalecer sus capacidades de servicio,   estimular la innovación e incentivar la implementación de nuevas tecnologías,  todo enfocado  a fortalecer la sostenibilidad de la actividad en el tiempo.