El sector industrial panameño cuenta con muchos años de experiencia en el mercado doméstico y trayectoria empresarial transnacional. Ha desarrollado con mucha dificultad la capacidad de exportar entendiendo que los mercados internacionales representan una vía insoslayable para el crecimiento sostenido del sector.

La falta de políticas de desarrollo económico efectivas, orientadas al mejoramiento de la competitividad del sector y el poco acompañamiento institucional, ha provocado una reducción gradual de la actividad industrial, disminuyendo su participación e incidencia en el Producto Interno Bruto (PIB) de forma significativa (5.3% del PIB, año 2017).

Con la intensión de revertir esta tendencia, la Industria realiza esfuerzos encaminados a reposicionarse y duplicar su participación en la economía nacional. Un país con un sector de servicios altamente desarrollado, requiere un replanteamiento de su visión de negocio que involucre al sector primario y secundario,  por lo que es necesario la definición de una Política Industrial enfocada a aprovechar al máximo la plataforma logística y potencializar los sectores de producción y transformación como base para el futuro desarrollo económico y social del país; permitiendo: una mejor distribución de la riqueza a través del desarrollo de cadenas agroindustriales, una menor dependencia del sector servicio con una matriz más diversificada y con un mayor efecto multiplicador, el equilibrio de la balanza comercial de bienes, una mano de obra calificada, de acuerdo con las necesidades y estándares de la industria, entre otros.

El Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), ha planteado algunos objetivos estratégicos, que enmarcan esta política, que implica desde la creación y adecuación del Marco Legal y Normativo de la Industria Nacional, la creación de una autoridad para unificar procesos de importación y exportación, la  promoción de inversiones industriales, el acceso a servicios de análisis e investigación para la industria, creación de alianzas públicos – privados para enfrentar temáticas tales como energía, educación y sostenibilidad.